México Libre: sin registro, pero con multas e investigaciones

0

Por usar centros de culto religioso para reclutar militantes y recibir aportaciones de origen desconocido, entre otras anomalías, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación negó el registro a México Libre y, con ello, dio un golpe mortal a las aspiraciones del expresidente Felipe Calderón y su esposa Margarita Zavala de reconquistar espacios de poder político por la vía partidista. De hecho, la pareja no sólo se quedó sin partido, sino que debe pagar multas por 4.1 millones de pesos y enfrentar investigaciones por parte del INE y Hacienda

La pareja Margarita Zavala y Felipe Calderón se quedó sin partido para aparecer en las urnas en las elecciones de 2021, pero ahora enfrentará investigaciones electorales, fiscales y multas por 4.1 millones de pesos debido a irregularidades cometidas en el intento de convertir a México Libre (ML) en fuerza política nacional.

Durante casi dos años el matrimonio Zavala-Calderón se dedicó a la formación de ese partido, pero esa aspiración quedó sepultada el miércoles 14 por sentencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), que por mayoría de 4 de 7 votos determinó que las irregularidades detectadas durante su proceso constitutivo evidenciaron falta de legalidad y transparencia.

“Por cobardía, por conveniencia o por negligencia, se están dejando avasallar”, acusó en un video Zavala Gómez del Campo en referencia a la actuación de los consejeros del Instituto Nacional electoral (INE) y de los magistrados del TEPJF.

El proyecto de partido México Libre significaba para Zavala y Calderón el regreso a la vida político electoral desde que la primera intentó en 2018 llegar a la Presidencia de la República por la vía de una candidatura independiente, a la que renunció antes de la elección.

Para Calderón, ML era la plataforma para regresar a la actividad política y partidista que tuvo en el PAN.

Y para ambos, el nuevo proyecto político tenía como fin hacer frente al que ubican como su principal oponente: el presidente Andrés Manuel López Obrador, al que buscaban quitarle la mayoría en la Cámara de Diputados que hoy ostenta con Morena y sus aliados del PT, PES y PVEM.

Ahora deberán explorar otras vías para esa disputa y para, como buscaban, desplazar al PAN como principal oposición, pues consideran que, como acusaron al renunciar a él –ella en 2017 y él en 2018, ambos tras más de 30 años de militancia–, en su cúpula quedó “corrupción, mediocridad”.

Así, con eso en juego, ambos habían echado mano de todos los recursos a su alcance para crear el nuevo partido: usaron centros de culto religioso para reclutar militantes; recibieron aportaciones de origen desconocido, o no presentaron comprobantes fiscales de las operaciones realizadas, y realizaron afiliaciones con irregularidades.

México Libre reunió 262 mil 221 afiliados, realizó 219 asambleas distritales, presentó documentos básicos y comprobó la mayoría de sus ingresos y gastos.

Pero incurrió en anomalías, como las detectadas en 2018 a la campaña de Margarita Zavala como candidata independiente a la Presidencia, aunque ahora en menor grado.

México Libre presentó 10 mil 483 afiliaciones con inconsistencias (fotocopias o simulaciones de credencial, fotografías que no corresponden a los datos biométricos del ciudadano que posee el INE o en el que las firmas no coinciden), además de 16 mil 458 registros duplicados con la misma organización o en la App habilitada para registrar militantes.

En aras de acreditar militancia, entregó también 3 mil 230 registros electorales irregulares, inexistentes, de personas fallecidas, con suspensión de sus derechos políticos o dadas de baja del padrón.

En 2018 Zavala reunió 866 mil 593 firmas ciudadanas válidas en pro de su postulación, pero de manera irregular también 212 mil fotocopias y 430 simulaciones de credencial de elector, con uso ilegal de datos electorales.

Pero ese conjunto de anomalías mereció, tras varios descuentos, una multa de apenas 80 mil 600 pesos, y sigue en investigación el uso de casas ubicadas en Ecatepec, Naucalpan, Tecámac y Toluca, en el estado de México, donde durante las madrugadas operaron centros de captura masiva de “apoyos”, operaciones de los que la expanista se deslindó.

De acuerdo al portal: PROCESO

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.