México, paraíso para el crimen organizado y la delincuencia común: Patricia Olamendi

La consultora de la ONU, afirmó desde Oaxaca que en México urge un nuevo sistema de justicia penal que termine con la impunidad

La integrante del grupo de trabajo del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, Dra. Patricia Olamendi Torres, afirmó desde Oaxaca que en México urge un nuevo sistema de justicia penal que termine con la impunidad, que causa que nuestro país sea un paraíso para el crimen organizado y la delincuencia común.

La consultora internacional de ONU Mujeres, dijo que la inseguridad es el gran talón de Aquiles de México de los últimos 24 años, “no se podrá frenar,  con la sola presencia de la Guardia Nacional, si antes no se depuran los cuerpos policiales y se reorienta la función del ministerio público”, dijo.

“Hay que empezar por construir una nueva legislación, que cree un nuevo código penal único, porque los códigos penales son el obstáculo para terminar con la impunidad”.

Es decir, que, ¿el sistema de justicia oral fracasó?

-“Yo no diría que fracasó, lo que pasa es que no se hicieron los ajustes, porque queremos un nuevo modelo de justicia penal con los nuevos ministerios públicos, fiscales y jueces y eso no es posible, porque el sistema de justicia está colapsado, no tiene la capacidad ni de iniciar, ni de procesar, mucho menos de sancionar a los delincuentes, y por ello hay tanta impunidad”.

La creadora del protocolo de feminicidio, dijo que como muestra, la impunidad que hay en México ha fomentado y procurado un crecimiento de la delincuencia, que ya alcance todas las esferas. “Por el nivel de impunidad que hay en México, el país es un paraíso para el crimen organizado y para la delincuencia común y la prueba está en que un violador puede atacar a la mujer que sea, y no pasa nada, una persona que roba una casa habitación la roba y nadie lo detiene, una persona que mata a una persona, lo hace y no hay quien lo detenga, es decir, tenemos un nivel de impunidad que se ha convertido en caldo de cultivo y por supuesto una invitación  para que en México todos los delitos se cometan, sin que haya una sanción y una reparación del daño para las víctimas, porque también somos un país de víctimas”.

Por ello, urgió que con el código único, hubiera sanciones ejemplares para castigar la impunidad que hoy se permite.

Olamendi afirmó que, ante el nivel de impunidad que hay en México, la sociedad ha empezado a valer la justicia por propia mano, y los casos son los linchamientos que cada vez son mayores en diversas zonas del país. “Y ello habla de un descontento generalizado contra el sistema de justicia que tenemos”.

NO HAY REBELDÍA CONTRA EL PRESIDENTE ANTE PROTESTAS DE LA POLICÍA FEDERAL

La penalista Patricia Olamendi no quiso ver como una rebeldía al presidente, el tema de las protestas de los elementos de la Policía Federal, advirtiendo que lo que observa es un problema de falta de comunicación, con un gran componente laboral fuerte, porque se les hubiera explicado bajo qué criterios y condiciones serían cambiados a ser parte de la Guardia Nacional, ya que lo que pelean los elementos de la Policía Federal son sus prestaciones y antigüedad.

“No veo un tema de rebeldía al presidente la protesta de la Policía Federal, sino hubo una pésima comunicación de parte de la Secretaría de Seguridad Pública Federal, espero que lo resuelvan porque al final de cuentas, los servidores públicos merecen respeto a sus derechos laborales y humanos”.

Dijo que lo que tiene que hacer el nuevo régimen es generar condiciones óptimas de trabajo para la policía, porque al final de cuentas, son los que están al frente combatiendo a la delincuencia. “Hay que darles certeza, capacitación y mejores salarios, porque en México hay una enorme movilidad y en ocasiones hasta los policías tienen que pagar de su bolsa cosas que el Estado tiene la obligación de cumplir,  y sin duda que estamos frente a una gran crisis, porque las condiciones de trabajo quizá no son las más óptimas para la policía”.

Dejó claro que para terminar con el clima de inseguridad, no solo hay que crear y tener una nueva policía, como ha ocurrido en los últimos sexenios que solo se ha cambiado de nombre a los cuerpos de seguridad en batalla.

“Se ha pasado de la Policía Federal, a la Gendarmería a la Guardia Nacional y siguen los mismos malos resultados, lo que requerimos es un nuevo sistema penal que termine con la impunidad y que esté libre de corrupción, porque la impunidad está en los ministerios públicos y juzgados”.

Y la situación se pone más grave en los estados, cuando las Fiscalías dependen de los gobernadores o municipios, “y hay que definir claro si vamos a tener mandos únicos,  porque hoy vemos a la Guardia Nacional, patrullando a lado de las policías locales y es ahí donde encontramos el gran problema porque se sigue procurando a favor de la impunidad,  por ello la gente duda y critica”.

Se requiere que la Guardia Nacional actúe y patrulle sin el acompañamiento de las fuerzas estatales y municipales para que la gente se sienta segura de que está bien protegida”.

Afirmó  que en México todavía hay lugares libres de corrupción y de inseguridad grave, y colocó el caso de Oaxaca y la zona sureste donde todavía se pueden implementar medidas para evitar el crecimiento del crimen, a diferencia del norte donde la delincuencia ya alcanzó a todas las esferas.

MEXICO ES CLASISTA Y RACISTA

En su conferencia magistral sobre derechos humanos, afirmó que sigue pendiente esta factura, aun cuando se han firmado sin número de protocolos internacionales.

Llamó a cambiar de actitudes y de comportamiento, porque reconoció: “México sigue siendo un país, clasista, discriminador y racista, a las mexicanas y mexicanos no nos gusta vernos en el espejo, porque cuando nos atrevemos a vernos en el espejo, es cuando comenzaremos realmente a cambiar nuestras prácticas y actitudes”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.