290 muertos y 500 heridos en Sri Lanka.

Lo que se esperaba que fuera un pacífico domingo de pascua se tornó en un sangriento caos cuando ocho bombas explotaron en distintas iglesias y hoteles de Sri Lanka.

La policía de Sri Lanka informó este lunes que han realizado 24 arrestos relacionados con los ataques terroristas, todos ellos ciudadanos locales, aunque por el momento ningún grupo se ha atribuido las explosiones.  Asimismo, se explicó que al menos dos de los ocho ataques fueron obra de suicidas.

Las autoridades explicaron que la cifra de muertos aumentó a 290 muertos y 500 heridos,  debido a la gravedad de muchos de los lesionados, así como por el hallazgo de nuevos cuerpos entre los escombros.

El gobierno impuso toque de queda, pero éste fue levantado en la mañana de este lunes. La bolsa de comercio, las universidades y colegios permanecerán cerrados. Se informó, asimismo, que los extranjeros fallecidos son 35, mientras que 19 permanecen hospitalizados.

Los ataques de este domingo se registraron en tres iglesias en las ciudades de Batticaloa, Negombo y Colombo, la capital de Sri Lanka, así como los hoteles capitalinos El Shangri-La, Kingsbury y Cinnamon Grand.

Hasta 2009, Sri Lanka vivió 26 años de guerra civil entre las fuerzas gubernamentales y separatistas tamiles del norte de la isla, que terminó con la derrota de los rebeldes, y desde entonces los episodios de violencia fueron esporádicos hasta este domingo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.