Input your search keywords and press Enter.

Oaxaqueña de 82 años va por record mundial en Natación.

Compartir:

María Eugenia Walls Galindo, es originaria de Pinotepa Nacional, Oaxaca, su disciplina, constancia y dedicación han hecho de ella un ejemplo a seguir para muchas personas de Acapulco, donde vive actualmente.

Conocida como “La Sirena de Acapulco” a sus 82 años, ha obtenido varios logros: ha impuesto récords, ganado dos mil 200 medallas y obtenido reconocimientos al participar en  competencias y maratones nacionales e internacionales. 

Ha viajado a lugares como Perú, Brasil (Sao Paulo y Río de Janeiro), Puerto Rico, así como a Florida y Portland, en Estados Unidos, para participar en competencias o maratones de aguas abiertas, y ha sido considerada la mujer que ha ganado más récords en natación en la República Mexicana.

Sus alumnos y amigos nadadores la conocen como “La Miss”, Wall Galindo relató que una caída le ocasionó una fractura en la cabeza y daño en sus tres últimas vertebras, por lo que los médicos le pronosticaron que estaría en silla de ruedas o le pondrían una placa; sin embargo, ella no lo permitió y decidió dedicarse a la natación para recuperarse.

A los 58 años inició en esta disciplina con el ex entrenador olímpico Joaquín de la Peña, quien fue en su momento un gran nadador. Con el tiempo, ella adquirió una velocidad fuera de lo común para ser una persona mayor, hecho que ahora la ha llevado a participar en competencias nacionales e internacionales.

María Eugenia Walls podría ingresar al libro de Récord Guinness por ser la persona que ha obtenido más medallas en competencias de natación, pero para lograrlo necesita participar en el Campeonato Mundial de Natación Master, a realizarse en Corea del Sur, del 5 al 18 de agosto, pero lamentablemente la falta de recursos ha sido un obstáculo para poder asegurar su viaje.

Su esfuerzo y perseverancia serán reconocidos en un homenaje el próximo mes de abril, donde se hará un maratón de natación de seis kilómetros en la playa de Puerto Marqués.

Pidió que cuando ella muera, sus cenizas sean depositadas en los árboles que sembró en la Isla de la Roqueta y, además, ha compuesto una canción que lleva por nombre “Yo quiero un árbol”, que le gustaría que la cantaran cuando ella deje de existir.

Con información de Unotv.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *